No pensar en nada, olvidarse de las preocupaciones. Algunas veces parece una meta imposible. Y no por nada los budistas llevan siglos buscando por medio la meditación ese nirvana o iluminación, esa ausencia del pensamiento. Por ahí, hay un sinfín de ejercicios para relajar la mente y el cuerpo.

Pero todos se reducen a lo mismo.

Alcanzar un mayor nivel de calma, reduciendo el estrés, la ansiedad, la ira y controlar el pánico.

Pero, eso es muy fácil decirlo.

Y bastante difícil de conseguir, ¿verdad?

Existen ciertas técnicas de relajación que te pueden ayudar ya sea para lidiar con el estrés, ya sea para dormir, o simplemente para llevar una vida más calmada y pacífica. Entre estas técnicas están:

  • el control de la respiración
  • el ejercicio físico
  • la meditación
  • el yoga
  • la evocación de momentos de calma
  • y un largo etcétera

Lo que todos estos métodos tienen en común

Pero, lo que yo veo, es que, al fin y al cabo, todos estos métodos tienen un denominador común: la respiración.

Ya sea de forma directa (mediante ejercicios de control de respiración y/o respiración atencional) o de forma indirecta. Por ejemplo, puede parecer que el ejercicio físico per se no es algo relacionado con la respiración. Pero indirectamente sí que incide en cómo oxigenamos nuestro cuerpo ya que un control de la respiración pobre derivará en un rendimiento físico también pobre.

Ya comentaba que religiones como el budismo llevan siglos entregados a la búsqueda de esa dichosa calma por medio de la meditación. Y es que la meditación budista no es más que un modo de respiración atencional.

relajacion

¿Qué es la respiración atencional?

Cualquier tipo de ejercicio, físico o mental, que se centre en poner la atención en la respiración, lo es.

Parece muy simple. Pero lo es.

Según este tipo de idea, existirían dos tipos de respiración, la volitiva y la atencional (eso remarca este estudio). Es decir, hace una distinción entre la respiración automática y la profunda.

El quid de la cuestión, es que el estudio demuestro (como ya se atisbaba empíricamente), que el trabajo de la respiración mejora el control emocional, entre otras cosas.

Sabiendo esto, hay infinidad de ejercicios que podemos hacer para trabajar esto.

El Vinyasa Yoga, por ejemplo, trata de mantener un flujo de respiración consciente durante toda la práctica.

Y en el mismo yoga hay muchísimos ejercicios que se enfocan en la respiración.

Los mejores ejercicios para relajar la mente y el cuerpo son…

Los que a ti te vayan bien.

De veras.

Puede que parezca un cliché, pero realmente el mejor ejercicio que puedes hacer es el que mejor se ajuste a ti.

Además, para iniciarse no hace falta mucho, los ejercicios más básicos ya suponen un gran avance en tu práctica.

Así que te dejo aquí una relajación guiada gratis:

Categorías: Miscelánea

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *