La basuraleza es toda la mierda residuos que genera el ser humano y que pasan a formar parte del ecosistema y el paisaje que nos rodea. Y… ¡bingo! es en su mayoría plástico, que parece ser al mismo tiempo una bendición y una maldición para el ser humano.

Parece que cualquier cosa buena que crea el homo sapiens (al fin y al cabo, el plástico es un material genial por muchas razones) se explota en exceso. Desde la industria cárnica hasta los coches: el ser humano no tiene mesura. Y parece también que grupos de individuos cuyos ideales parecen de mundos distintos… ven conciliados sus intereses.

Somos muchos y nos estamos cargando el planeta… y lo sabemos desde hace tiempo. No creo que la raza humana se vaya a extinguir, ya que como especie tenemos el premio a la supervivencia y a la adaptación, ¿por qué no vivir entre polución y plástico? ¿Será el aire sin contaminar un lujo que sólo se puedan permitir algunos estratos sociales?

Lo sorprendente es que, con todas las evidencias científicas que hay actualmente sobre este tema, aún haya grupos de gente que nieguen que nos estamos cargando el planeta.

Basuraleza es sólo un término gracioso para designar una realidad: nos comen nuestros propios residuos. Esta realidad es tan evidente que el ecologismo ya no es una moda hippy sin más. El respeto al medio ambiente y la sostenibilidad es algo en lo que todos deberíamos ser educados.

basuraleza: residuos plásticos en Indonesia

Todos deberíamos hacer algo, las pequeñas acciones cuentan… pero no son suficientes. También habría que exigir a políticos y empresas que fuesen responsables y emprendan acciones y políticas para reducir residuos y contaminación. Pero mientras esperamos a que los políticos se den cuenta de que la gestión de residuos y el cambio climático son más importantes que la exumación de Franco, podemos hacer cosas como individuos.

Como generar menos residuos en casa

En el fondo, todos sabemos qué es lo que hay que hacer para para reducir nuestra huella ecológica… solo que nos da pereza salir de nuestra rutina y… ¿lo cómodo que es el film transparente?, ¿qué voy a hacer si las galletas vienen con tanto plástico? y un largo etcétera.

No hace falta volverse un vegano ultraminimalista y comprarlo todo a granel para ayudar un poco al planeta. Mira a tu alrededor, seguro que hay un montón de cosas innecesarias que haces a diario y que pueden ser más responsables con el medio.

Por ejemplo, ¿de verdad es necesario usar una pajita o una cucharilla de plástico dos segundos y después tirarla (seguro que ni siquiera al contenedor de plástico? Seguramente también puedas prescindir de muchas bolsas de plástico. Y sí, a veces es inevitable y no pasa nada. Sin embargo, observa bien tus acciones, y, cuando haya opción a no usarlo… ¡procura decir que no, por lo menos algunas veces! No es tan difícil.

Y recuerda que comprando “votas” a las marcas de alguna manera. Así que piensa en ello cuando comes esos croissants tan baratos del súper que vienen en bolsas que van dentro de otra bolsa. No es que no se pueda comprar nada con plástico (eso es tarea difícil), la cuestión es reducir en la medida de lo posible y por supuesto, reutilizar y reciclar siempre que se pueda.

Y tú, ¿qué haces por nuestro planeta?

Categorías: Miscelánea

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *