mindfullness

Mindfulness es una palabra que se ha puesto de moda pero ¿qué es exactamente y para qué sirve? Descubre aquí cómo te puedes beneficiar de ello para llevar una vida más plena.

Hay quien dice que es una filosofía de vida y hay quien dice que es un tipo de meditación. La palabra en inglés significa algo así como plenitud mental, pero lo que realmente viene a expresar es el hecho de estar ‘’plenamente consciente del momento presente’’. Básicamente es estar aquí y ahora. 

La meditación puede tomar muchas formas, no hace falta que consista en sentarse en la postura de loto, rodeado de incienso y cuencos tibetanos, cantando ‘’om’’. Personalmente, considero que las actividades que hacen que la mente se sumerja en ellas por completo, aquellas que hacen que te olvides del paso del tiempo y no pienses en nada más, son formas de meditación. Así, leer un libro o bailar, puede ser considerado un tipo de meditación.

De todos modos, la meditación mindfulness tiene algunas peculiaridades ya que el presente y el futuro hacen que nuestra mente divague y mediante esta práctica lo que se pretende conseguir es que la mente se vacíe de estos pensamientos ‘’inútiles’’ para vivir el momento, el presente. 

La mayor parte de las prácticas meditativas tratan de »borrar» el pensamiento, de acallar ese rumor de ideas que no llevan a ningún lado. Y no es que yo esté en contra de pensar, al contrario, estoy muy a favor de las ideas. Pero es cierto que controlar esos pensamientos es una forma de entrenar el cerebro.

Con el midfulness concretamente, lo que se procura es centrar la atención en lo que se está haciendo. Para ello se usan diversas técnicas que van desde las respiratorias (centrarnos en las inspiraciones y experaciones) hasta el hecho de centrarnos en lo que comemos, y saborearlo. De este modo no sólo disfrutas más de las pequeñas cosas que haces en tu día a día, si no que eres también más consciente de ellas.

Te ayuda a tener más control de ti mismo

Así pues, la meditación del momento presente, hace que, poco a poco, domines ese estado de autocontrol y puedas volver a él incluso en situaciones críticas. Porque sí, el conocimiento y control de las emociones es algo que también se puede practicar y que no enseñan en los colegios.

Disfruta de los momento triviales sin ansiedad

Seguro que a ti también te ha pasado: tienes prisa así que ni te sientas a comer, así que engulles un sandwich de camino a tu próxima cita…. Y seguro que ni te fijas en las personas que pasan a tu alrededor o en lo que hay en las paredes. Pero estoy segura de que si te parases a pensarlo, esa rueda de pensamientos que invade tu mente no es tan importante.

Por ello, midnfulness también significa aprender a pararse en el momento presente, ser consciente de que comes, de que bebes…. incluso de lo que hueles… eliminando así esas angustias infundadas.

Aprende sobre lo que te rodea

Prestar atención al presente también es aprender… aprender sobre el mundo que te rodea y sobre ti mismo. Porque para llegar a ese primer punto de controlarte y gestionarte mejor es necesario que te escuches y que aprendas de ti.

Observar el mundo sin los prejuicios del presente y del futuro y aprender de ello te convertirá en una persona sosegada, que aprende sin sesgos y bebe del momento.

Es difícil vivir el momento presente (o practicar el mindfulness) todo el tiempo: la mente es traviesa y le gusta divagar. De todas formas, dedicándole unos momentos diarios a ese estado mental de presencia es suficiente para empezar a notar sus beneficios, y sentirte una persona más feliz y satisfecha, que no se deja llevar por los nervios.


Categories:

Tags:

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *