Puede que seas un principiante frustrado que quiere empezar a hacer yoga, o alguien que lleva años practicando pero que se siente frustrado porque no consigue ganar flexibilidad. O puede que tengas 50 años y pienses que no se puede ganar flexibilidad a partir de los 40.

Pues lo que necesitas es sencillo: tiempo.

E insistencia.

Seguro que estás poniendo los ojos en blanco y pensando “pues vaya novedad, esfuerzo y tiempo”. Pues sí, como en todo en esta vida, y quien te diga que puedes ganar flexibilidad rápido y mágicamente, miente.

Sin embargo, hay diversas cosas que puedes hacer. Como ejercicios para ganar flexibilidad, o simplemente mantener las posturas cada día unos segundos más que el anterior.

Porque eso sí, lo esencial es que tengas una rutina de estiramientos, aunque sean diez minutos diarios. Lo importante es la regularidad. (Lee este artículo si quieres conocer los mejores trucos para conseguir una rutina).

Si eres insistente, pero sin forzar, claro, conseguirás los resultados que buscas. Y, además, por el camino aprenderás a conocer mejor tu cuerpo y a lidiar con la frustración.

Una forma rápida de mejorar tu flexibilidad (y agilidad en general) es, por ejemplo, tener la costumbre de hacer unos cuantos saludos al sol todas las mañanas.

Puedes también hacer rutinas de ejercicios semanalmente como esta clase de yoga gratuita para ganar flexibilidad que te dejo a continuación:

Procura respirar profundamente cuando estés manteniendo posturas que te resulten retantes y, sobretodo, no forzar. Suelta, deja ir, y la elasticidad irá viniendo paulatinamente.

Recuerda que lo más importante es crear una rutina que ayude a tu cuerpo a ser más elástico y a sentirte mejor.

¡Tocarse los pies con las manos no es el objetivo, sino el camino!

Categorías: YOGA

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *