Mucha gente lo tiene claro. El yoga puede ser mucho más que un mero ejercicio. Puedes llevar un estilo de vida en línea con la filosofía yóguica o no. Independientemente de lo “espiritual” que seas.

Yo misma abogo por un hábito yóguico totalmente ateo. Y a pesar de que esto es algo que a mucha gente no le gusta, creo que mis rutinas no tienen que estar limitadas por mis creencias. O por mi falta de ellas.

Hay gente que extiende el yoga a su estilo de vida. Y hay gente para la cual es una cosa más en el día a día. Creo que, independientemente de tu elección, lo importante es crear una serie de “rituales” o hábitos que sean sanos para tu cuerpo y tu mente y que te ayuden a conseguir tus metas.

Al final, somos humanos,

Porque crear unos hábitos saludables le viene bien a tu cuerpo y a tu mente. Estés donde estés.

El yoga en la vida cotidiana se traduce en una mentalidad calmada y abierta, sí. Pero también consiste en cuidarse a uno mismo. Por eso, siempre será bueno tomar conciencia de las primeras cosas que haces al despertar.

Estos “ritos”, como digo, no necesitan estar apegados a ningún lugar o circunstancia (más allá del hecho de despertarse). Y menos aún a una creencia ancestral.

En cualquier caso, es bueno tener estos pequeños hábitos interiorizados para sentirte más fresco por las mañanas y disparar tu energía. De todos modos, no a todo el mundo le sirven las mismas acciones, y tienes que saber como ajustar la rutina a ti mismo.

Despierta a tu organismo con el sol

Lo ideal sería levantarse con la luz del sol, sin alarmas, y habiendo dormido unas 7 horas. Pero si eres de esas personas a las que les resulta imposible despertarse sin alarma, intenta poner una melodía suave (o incluso que vaya lentamente in creccendo) para no estresar a tu cerebro.

Estírate

Pero a conciencia.

Desperézate bien, en la propia cama. Estira tus extremidades, rota tu torso… Haz que tus primeros movimientos del día sean gustosos. No te levantes de golpe.

Estira incluso tus ojos (parpadea varias veces, mira en distintas direcciones…).

Respira

Dedica aunque sea unos instantes a centrarte en tu respiración. A intentar que tus inhalaciones y exhalaciones sean largas y calmadas.

Toma conciencia de tu respiración, sin más.

Ve al baño

Esta es muy fácil (nivel 1 de despertarse por las mañanas, vamos).

Seguro que la tienes dominada.

Pero es tremendamente importante evacuar las toxinas liberadas durante el sueño.

Échate agua fría en la cara

Independientemente de si usas algún jabón o no, despierta tu rostro y purifícalo.

Hay gente que se ducha por las mañanas. También vale. Pero si no lo haces, al menos échate algo de agua para refrescarte.

Bebe agua

Hay gente que bebe agua con limón.

No me parece mal, pero puede que a algunas personas les cueste mantener la costumbre de hacer zumo de limón todas las mañanas. Pero el agua es indispensable. Sola (mejor) o con el saborizante que prefieras.

Procura que beberte un (o dos) vasos de agua sea lo primero que le das a tu cuerpo.

Medita

Aunque sea solo unos minutos.

Puedes pensar, “ya medito cuando me centro en la respiración”. Quizás es también una buena técnica. Pero yo dejo la meditación para unos minutos después de despertarme, cuando ya tengo la mente algo más clara.

Durante estos minutos, no pienses en todo lo que tienes que hacer durante el día. Sólo céntrate en la meditación que tú elijas.

Haz yoga

U otro ejercicio, como pilates.

Si le puedes dedicar una hora perfecto. Pero no hace falta tener tanto tiempo: con diez minutos de ejercicio para despertar tu cuerpo es suficiente. Además, planteártelo así te ayuda a establecer un hábito sano para tu cuerpo.

Quizás te pueden ayudar estos tips para crear un hábito de yoga.

Aunque yo siempre recomiendo el yoga (a ver, tengo una página sobre yoga, ¿no?), cualquier ejercicio que te ayude a tomar conciencia de tu cuerpo te sentará bien. Caminar, por ejemplo, también es una buena forma de despertar a tu organismo por las mañanas.

guerrero 1 - yoga matutino

Crear un hábito matutino saludable es esencial para la productividad, y pequeñas cosas como estas ayudan a ello. Y tú, ¿qué haces para lidiar con el día a día?

Categorías: YOGA

0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *