Tadasana es una de las posturas de yoga más básicas que hay… pero te sorprendería todo lo que puedes aprender sobre la postura de la montaña (que es su traducción del sánscrito). También quiero que sepas lo esencial que es.

Pero a ver, Tadasana es estar de pie, ¿no?.

¿Qué coño puedes estar haciendo mal?

Pues te sorprenderías.

Así que te voy a contar los beneficios de practicar esta postura, así como alguna de sus variantes.

No hace falta que te recuerde que, hoy en día, la postura del ser humano está en decadencia: nos pasamos el día sentados, sin apenas movernos, en una posición dañina para nuestra columna. Para colmo, para descansar nos repantigamos en el sofá. Y luego nos extrañamos de que nos duela la espalda.

tadasana

Tadasana es una postura esencial en casi cualquier secuencia de yoga. Por ejemplo, la puedes encontrar varias veces en el saludo al sol (entra aquí para ver cómo hacer Surya Namaskar), pero también es parte de un montón de variaciones. Si te dispones a hacer la postura de la silla o a la del árbol, tienes que parar un momento en Tadasana.

Así qué, ¿por qué no aprendemos a hacerla correctamente y con consciencia?

Claves para hacer tadasana correctamente

Junta las piernas.

A poder ser, que los dedos gordos de los pies se rocen pero los talones no.

Para un sorprendente número de personas, esto de juntar dedos y separar talones supone un reto. Esto es en parte, culpa de la costumbre de llevar zapatos estrechos. Pero yo llevo zapatos (habitualmente) y no tengo ese problema.

Quizás sea debido a que, desde pequeños, en la mayor parte de ejercicios que realizamos, nos olvidamos completamente de articular el pie (tobillos, metatarsos, dedos…). Se me ocurre quizás la excepción del ballet (que, aunque luego sea una tortura para los dedos, sí realiza ejercicios específicos para articularlos).

Y así estamos, con espaldas torcidas y pies rígidos e inarticulados.

Así que intenta llevar tu atención a como sientes la planta del pie sobre el suelo, incluso juega con tu peso, llevándolo de lado a lado, de delante atrás… hasta quedar justo en el centro.

Procura que la pelvis no rote hacia atrás.

Estira la columna vertebral como si intentases separar unas vértebras de otras.

Acompáñalo de un abdomen activo, que te sostenga.

Hombros rectos pero relajados, alejados de las orejas.

Barbilla ligeramente hacia dentro.

Respira profundamente: nota como, al tener la columna estirada el aire que inhalas y exhalas quizás no mueva tanto tu caja torácica como podría pasar en otra postura.

samasthiti yoga

¿Qué es Samasthiti?

Samasthiti es el nombre en sánscrito por el que se conoce a una variación de Tadasana.

El cambio quizás pueda parecer sutil, pero implica un cambio postural lo suficientemente relevante como para llevar otro nombre. Yo te recomiendo que varíes ambas posturas a lo largo de tu práctica y que trates de reconocer qué cambios percibes en tu cuerpo.

Bueno allá va: en Samasthiti separas los pies.

Pero no de cualquier forma, sino que, en este caso, sitúas los pies justo debajo de tus isquiones, para que las extremidades inferiores queden justo en línea con las caderas.

¿Qué?, ¿notas cambios en tu estabilidad?

Beneficio número 1: ponerse en pie

Si te pones de pie en tu mat, en Tadasana, significa que te has decidido a hacer yoga y a ejercitar tu cuerpo.

Y eso es un primer paso hacia una buena salud corporal.

Además, el mero hecho de levantarte y luchar contra toda esa gravedad terrícola ya es una proeza. ¡mi enhorabuena!

Parece que estoy de broma, pero no. Yo lo viví en mis propias carnes: cuando estuve dos meses sin caminar por una caída (y su consiguiente rotura de pelvis) perdí toda mi masa muscular de forma abrumadora. No sólo por la falta de ejercicio como tal, sino por el hecho de que mi cuerpo no tenía que sostenerse en contra de la gravedad (y… bueno, los músculos están hecho en parte para eso).

inspirando en tadasana postura de la montaña

¿Lo que comentaba sobre los pies…?

En mi opinión es el segundo gran beneficio. Aunque sea unos minutos al día, está bien salir de esos zapatos opresores y apoyar el peso en los pies de forma consciente y natural.

Al final… somos nuestros hábitos.

La consciencia corporal

El movimiento en general y el yoga en concreto te dotan de consciencia corporal. Y ser más consciente de tu cuerpo implica ser conocedor de lo que le sienta bien y lo que le sienta mal.

Ese conocimiento, empieza por pararse y prestar atención a la colocación de tu cuerpo. Y ya que la posición bípeda es una de las cosas que nos caracteriza como humanos, es esencial hacer este ejercicio, sintiendo el apoyo en las plantas de los pies y percibiendo la colocación de las piernas y de la columna y los hombros.

Así que, ya sabes, a partir de ahora intenta ser más consciente en Tadasana, que no es tan fácil como parece ;)!

Namaste


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *