Hay muchísimas maneras de hacer yoga. De hecho, ahora mismo yo estoy experimentando como mantener una actitud ”yóguica” sentada en una silla de ruedas (pero eso es otra historia). De cualquier forma, de todos los tipos de yoga existentes, te explico aquí los cinco estilos más comunes, que puedes practicar siendo un principiante o teniendo un nivel avanzado.

Desde el Hatha yoga hasta el Power, todos tienen sus peculiaridades y sus beneficios y es bueno saber cuál es el que más se ajusta a ti.

Evidentemente, no hay nada como ir y probar los diferentes estilos: además, incluso dentro de un mismo estilo la práctica variará enormemente según el profesor. Y aunque creas que el tuyo es sin duda el Vinyasa, por ejemplo, no descartes el conocer otros estilos. Si hay algo que hay que tener en cuenta es que, muchas veces, lo que tu cuerpo más necesita es aquello que evitas. Si no eres capaz de sentarte 5 minutos a meditar, a lo mejor lo que más necesitas no es una hora de yoga muy dinámico, sino algo meditativo y pausado, que te ayude a centrarte.

lo que tu cuerpo más necesita es aquello que más evitas

tipos de yoga en español

Aunque hay muchos otros estilos populares en Occidente, como el Acroyoga, el Aéreo, el Iyengar (que recibe su nombre debido al maestro Iyengar) o el Bikram (yoga a altas temperaturas), los cinco que se explican aquí son los que debes conocer sí o sí.

Yin Yoga

El yin yoga es uno de los estilos de yoga más pausados que existe. Comparte algunas características con el yoga restaurativo, aunque no es exactamente lo mismo. En este estilo de yoga, se realiza una postura durante varios minutos, buscando un estiramiento profundo, relajando a fondo el área que se esté trabajando. Muchas veces se hacen menos de diez asanas en una hora. El tiempo en el que se mantienen las posiciones se va incrementando con el nivel de aprendiz. La dificultad de las posturas también varía, aunque aquí el reto a veces está en mantener una postura sencilla durante mucho tiempo, ¡es más difícil de lo que parece!

Hay que ir con cuidado y procurar no sobreextender los ligamentos. Aprendido eso, lo más difícil es el trabajo mental. Este tipo de yoga es el ideal para ti si lo que buscas es entrenar y centrar tu mente.

Hatha Yoga

Es uno de los tipos de yoga más conocidos o más practicados. Puede integrar el saludo al sol (surya namaskar), comprendiendo las posturas de yoga más populares. Muchos principiantes suelen seguir este método al principio, ya sea por simple casualidad, o porque se fluye de una postura a otra de forma pausada.

Mediante el Hatha yoga, es fácil integrar las posturas y trabajar conscientemente en ellas, en oposición a estilos más dinámicos, en los que hay que tener un conocimiento de las posturas más completo, ya que se pasa por ellas de forma más rápida.

Es por ello que parece perfecto para principiantes, sin embargo es también una buena práctica para alumnos más experimentados ya que ayuda a conocer en profundidad las asanas.

yoga torsion

Ashtanga Yoga

La palabra que mejor define este estilo es disciplina. Normalmente se sigue un ritmo bastante enérgico de saludos al sol. Es más demandante físicamente que los estilos anteriores y hay distintas formas de hacer una clase de Ashtanga, pero normalmente las secuencias y posturas están bastante predeterminadas.

Hay varias series y se suelen practicar en un orden concreto y riguroso. Ayuda a centrarse, ya que, al final, el yoga es meditación en movimiento. Evidentemente todos los estilos cuidan cuerpo y mente, pero es mucho más fácil acallar la mente cuando nos absorbe por completo el movimiento, que cuando estamos sentados intentando acallarla.

Qué fácil es meditar cuando intento hacer ”el cuervo” y que difícil cuando estoy sentada, esperando al bus.

Vinyasa Yoga

Muchas veces se relaciona con el Ashtanga Yoga, ya que también sigue un ritmo dinámico y se hacen diversas repeticiones del saludo al sol. De entre los tipos de yoga, este es el más creativo, ya que suelen hacerse secuencias que combinan surya namaskar con distintos movimientos. Otra de las claves del Vinyasa yoga es la respiración.

En este estilo de yoga, es esencial que repiración y movimiento se fundan en uno, para no dejar lugar a ningún pensamiento más en nuestra mente.

Hay quien piensa que hay que tener un nivel avanzado para realizar esta práctica. Y es cierto que pueden realizarse secuencias muy avanzadas… pero también pueden ajustarse las posturas y hacer clases para principiantes, así que… ¡qué no te asuste ver a gente haciendo el pino puente cuando hace vinyasa!

Power yoga

Es, por así decirlo, el ”yoga de gimnasio”. Es muy dinámico y en realidad se enmarca dentro del Hatha Yoga. Si tienes ganas de sudar, este es tu estilo. Se centra menos en la parte meditativa de la práctica de yoga y más en la física.

En este caso las secuencias se repiten rápidamente, siendo semejante a hacer cardio. También se encarga de insuflar potencia y energía en el organismo. Hay que ir con cuidado y no perder la alineación y la corrección en las posturas.

yoga en gimnasio

¿Ya sabes cual es tu estilo pero no sabes cómo combinarlo con tu rutina diaria? Lee estos trucos para empezar a hacer del yoga un hábito. Si después de haber leído de qué van todos estos tipos de yoga aún no lo tienes claro… prueba varios, no tienes porqué limitarte a uno. Pero hagas el estilo de yoga que hagas… ¡no te olvides nunca de practicar Savasana!

Categorías: YOGA

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *